Muffins de mermelada de naranja... y un ganador!!

febrero 08, 2010

80 TENTACIONES
Cuando Bea y yo estuvimos planificando nuestros retos, quedamos en que haríamos unos cupcakes del libro de The Primrose Bakery. A ella, le llamaron la atención unos cupcakes que tenían mermelada de frambuesa entre sus ingredientes y a mí, como ya tenía en mente hacer la mermelada de naranja amarga, me parecieron estupendos éstos.

La verdad es que la receta original difiere un poco de la presentada aquí. Sustituí el aceite de maíz por aceite de oliva suave, la harina de trigo la dividí entre harina integral y harina refinada, y las nueces pecanas por nueces normales. Además, también varié el tipo de azúcar, utilizando la mitad de azúcar morena y la mitad de azúcar blanca.


Creo que estas muffins, son una buena opción para el desayuno de los niños. Intento por ello, hacerlos lo más saludables posible. A los míos, les han encantado. Esponjosos y con un saborcito delicioso.

Los cupcakes de Bea, ya sabéis, pinchar aquí.

Muffins de mermelada de naranja amarga y nueces
Cupcakes from The Primrose Bakery

55 gr de mantequilla sin sal, derretida y a temperatura ambiente
125 ml de aceite de oliva de sabor suave
60 ml de zumo de naranja recién exprimido
Ralladura de 1 naranja
80 gr de mermelada de naranja amarga (un poco más para decorar los muffins)
1/4 de cucharadita de extracto de vainilla
125 gr de harina de trigo simple
125 gr de harina de trigo integral
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de sal
2 huevos grandes
90 gr de azúcar moreno
90 gr de azúcar blanco
60 gr de nueces tostadas

Precalentar el horno a 180ºC. Colocar los moldecitos de madalenas en un molde para cupcakes.

En un bol grande, mezclar la mantequilla derretida, el aceite, el zumo de naranja, la ralladura de naranja, la mermelada y el extracto de vainilla. Reservar.

En otro bol, tamizar juntas la harina de trigo, la sal y el bicarbonato. Añadir la harina integral y mezclar bien. Blanquear los huevo con los dos tipos de azúcar hasta obtener una mezcla espesa, de color pálido y ligera. Lentamente, añadir la mezcla de aceite, mantequilla y zumo de naranja. Batir a velocidad lenta, hasta que estén bien mezclados.

Añadir un tercio de la mezcla de harina a la mezcla de huevos. Repetir la operación, añadiendo un tercio de harina cada vez. Añadir las nueces y mezclar bien.

Verter, con la ayuda de unas cucharas, la mezcla de muffins, rellenando cada moldecito hasta 2/3 de su capacidad. Hornear durnate 25 minutos hasta que hayan crecido ligeramente y estén dorados en su superficie.

Retirar del horno, y mientras los muffins estén calientes, cubrir cada uno de ellos con una cucharadita de mermelada.

Servir inmediatamente, si es posible. Se conservan hasta tres días en un recipiente hermético.

Y ahora, lo importante, el resultado del sorteo. Para ello, utilicé la aplicación de random.org. Y ahí va el resultado... La ganadora es Elvira de Los cerezos en flor!!


Recuerda enviarme un e-mail con tus datos personales a mi dirección de correo electrónico que encuentras en la barra lateral del blog. En unos días recibirás tu fantástico frasco de mermelada!!

Cómo hacer tu propia mermelada... y un sorteo!!

febrero 05, 2010

104 TENTACIONES
A estas alturas, creo que casi cualquier persona que le guste cocinar, ha hecho alguna mermelada casera. No quiero parecer una entendida en este tema, pero una de las que se me resistía era la mermelada de naranjas amargas. Nunca la había hecho. Tenía la impresión de que era más difícil de lo que es en realidad.

De las pocas cosas que me pude traer de mi viaje a Londres, fueron tres revistas de cocina. El motivo no fue otro que Ryanair y su política de restricción de peso en el equipaje de los pasajeros. Vamos, que llenamos las maletas de pesada ropa de abrigo sin dejar margen alguno para poder hacer muchas compras y traernos muchas más cosas, sobretodo productos relacionados con la cocina y la gastronomía.

Me sorprendió que dos de las tres revistas que compré, BBC GoodFood y delicious., hablasen de cómo hacer tu propia mermelada con naranjas amargas o Seville Oranges, como ellos las llaman. La mermelada de naranjas amargas es un gran clásico inglés. Su denominación, marmalade, tiene un curioso origen aunque no exento de polémica y de un gran componente de leyenda urbana.

Cuando estudiaba ingles, nos hicieron comprar un librito en el que aparecía numerosas historias y anécdotas relacionadas con el idioma y con muchas de sus palabras. Una de ellas era marmalade. Contaba el origen de la palabra y la relacionaba con Mary, reina de Escocia. Durante el viaje en barco que la llevaba desde Escocia hasta Francia, sufría de frecuentes indisposiciones gástricas que aliviaba con mermelada de naranjas. Los francese se referían a ella como Marie malade, que quiere decir, María está enferma.

Su origen se remonta al año 1480, cuando el término aparece por primera vez y actualmente y por influencia inglesa, el término mermelada se usa para designar cualquier confitura hecha con cítricos.

En cambio, en español, el término mermelada hace referencia a una confitura lisa, sin trozos de fruta.

Cada revista presentaba un método diferente de elaboración, pero yo me decanté por la que aparecía en la primera de ellas, BBC GoodFood. Me parecía ligeramente más fácil y las naranjas no se hervían enteras, cosa que me sorprendía.

Me salieron 6 estupendos frascos de mermelada de naranjas amargas. Mentalmente la repartí... un frasco para Bea, dos que me quedaré yo y con el que prepararé unos deliciosos muffins que os pondré más adelante, uno que le mandaré a Alicia, de amiloquemegustaescocinar, ya que está inmersa en la temporada cítrica de su blog, que coincide con su tercer aniversario.

Por si todavía no lo sabéis, está haciendo un concurso de recetas con cítricos y las 5 recetas ganadoras se llevarán sendos estupendos premios. También hará una recopilación con 15 de las mejores recetas y creará uno de sus maravillosos libros gratuitos.

Me quedan 2 frascos... Enviaré otro a Luisa y con el último..., haré un sorteo en el blog!!

Sí, un sorteo que incluye un frasco de mermelada de naranjas amargas totalmente casera, un termómetro y un embudo especial para mermeladas en acero inoxidable.

¿Qué hay que hacer para ganar este estupendo regalo? Simplemente tienes que dejar un comentario en esta entrada. Tienes de plazo hasta las 18 horas del día 7 de febrero de 2010. El ganador o ganadora, se anunciará al siguiente día. Se admiten comentarios anónimos, pero si eliges esta opción, recuerda dejar tu correo electrónico para que me pueda poner en contacto contigo en el caso de que seas el ganador o ganadora.

Suerte a todos!!



Mermelada de naranjas amargas
BBC GoodFood, February 2010 magazine

1 kg de naranjas amargas, bien limpias y cortadas a la mitad
1 limón
2 kg de azúcar blanco granulado

Partir las naranjas y el limón por la mitad. Exprimir el zumo de las naranjas y reservarlo. Cojer la pulpa y las pepitas de naranja que queden en el exprimidor y aprovechar también la que queda en las mitades de las naranjas. Exprimir el limón y unir su zumo al de las naranjas.

Tener preparado un trozo de muselina de unos 30x30 cm y un trozo de cordel. Colocar las mitades del limón, la pulpa y las pepitas de las naranjas en la muselina y formar un pequeño paquete con la ayuda del cordel. Dejar las puntas del cordel largas, de manera, que al que querer retirar el mismo, nos sea más fácil.

Cortar cada mitad de naranja en tres pétalos. Con la ayuda de un cuchillo afilado, hacer una juliana muy fina con las pieles. Colocar la juliana de piel de naranja en una cacerola, añadir el zumo de limón y de naranja, y el paquete con la pulpa y las pepitas. Añadir 2.4 litros de agua mineral. Tapar y dejar reposar durante toda la noche.

Al día siguiente y dejando el paquete en la cacerola, llevar a ebullición y dejar hervir al menos 1 hora a fuego suave, o hasta que las pieles estén tiernas y el líquido se haya reducido al menos un tercio. Retirar del fuego y dejar la bolsita de muselina dentro hasta que esté lo suficientemente fría para retirarla.

Meter un plato en el congelador.

Una vez que la podamos manipular sin quemarnos, exprimiremos la bolsita con nuestras manos para sacar todo el jugo posible. En este jugo es en donde se concentra la pectina, el ingrediente esencial para que la mermelada de naranjas amargas quede perfecta.

Añadir el azúcar a la cacerola y colocarla al fuego. Remover frecuentemente hasta que notemos que toda el azúcar se haya disuelto. No dejar que hierva hasta que el azúcar se haya disuelto perfectamente.

Llevar a ebullición lentamente. Una vez que lleve 10 minutos hirviendo, sacar el plato del congelador y poner una pequeña cantidad de mermelada en él. Dejar reposar unos segundos y coger una pequeña cantidad con la yema de los dedos. Si está pegajosa, está perfecta. Si no,dejarla hervir unos 10 minutos más y repertir la operación del plato. Otra manera de comprobar el punto de la mermelada es dejarla cocer hasta que alcance los 105ºC. Retirar con una cuchara las impurezas que se vayan formando en la superficie.

Verter en los frascos preparados para su conservación con la ayuda de un embudo.

Esta mermelada se conserva perfectamente durante 1 año en un lugar fresco, seco y oscuro. Una vez abierto, consumir en el plazo de un mes y guardar en el refrigerador.