TRES GALLETAS PARA UN RETO

septiembre 28, 2008

27 TENTACIONES
En realidad, el reto semanal con Bea, consta de unas galletas, las Digestive Biscuits.. Cuando la semana pasada elegimos el Double Cream Sour Cherry CheeseCake como reto, le comenté a Bea que para la base de galletas iba a hacer unas Graham Crackers, que son una de las galletas más utilizadas para la realización de bases de tartas. Las otras son las Digestive y las Gingersnap.

Me sorprendió el resultado obtenido a pesar de ser una receta en la que la masa resulta muy difícil de estirar. Supongo que por el hecho de haber elegido una receta en la que la mantequilla se sustituye por aceite de oliva. Me empeñé en cortarlas con un cortapastas rectangular y realmente, sudé la gota gorda. Me cansé de estirar la masa. Así que, los restos los horneé cortados en trocitos con las manos. Mismo sabor, misma textura. Sin diferencias a la hora de hacer una base de tarta.

Las bases de galleta molida son las más habituales en la elaboración de los cheesecakes americanos. Dependiendo del tipo de relleno del cheesecake (vainilla, chocolate, calabaza,…), se suele elegir una u otra variedad. Me puse a hojear los libros y llegué a la conclusión de que son estas tres galletas, las más comúnmente utilizadas junto con las de tipo wafer. Me dije, tengo tiempo, voy a preparar las tres galletas y a probar.

Realmente, hacer una base de galletas es muy fácil. Elegimos la galleta y la trituramos, le añadimos mantequilla, azúcar moreno y realzamos un poco más el sabor, añadiendo un poco más de la especia o especias dominantes. Obtenemos una masa arenosa que aplastaremos sobre la superficie del molde y la metemos unos 20 minutos en la nevera. Una vez fuera, la base está lista para que le añadamos el batido de queso.

Las Graham Crackers me han encantado. Son unas galletas duras pero están llenas de sabor. Con ellas hice la base del cheesecake del reto anterior y quedó una base crujiente pero a la vez húmeda y muy sabrosa.

Las Gingersnaps son más esponjosas y muy especiadas. Yo les quité harina y les añadí cacao. Tengo en mente otro cheesecake muy especial para utilizarlas.

Las Digestive, me trajeron tantos recuerdos de niña. Incluso me comí un par de ellas con queso crema untado y están deliciosas. Muy parecidas a las originales que traía mi tío de Londres hará casi 20 años!!.Pensaba añadirles chocolate por una de sus caras pero al final, las dejé desnudas. Son muy sabrosas.

Las Digestive de Bea, pincha aquí.

CHOCOLATE GINGERSNAPS

Receta tomada del blog, Desserts First

Ingredientes:

140 gr de harina de trigo de todo uso
30 gr de cacao en polvo
1 cucharadita de bicarbonato de soda
1 cucharadita de canela molida
2 cucharaditas de jengibre molido
1/8 cucharadita de pimienta blanca molida
¼ cucharadita de all-spice
¼ cucharadita de sal
225 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
¼ de taza de azúcar moreno
1 huevo
3 cucharadas soperas de melaza

Elaboración:

Precalentar el horno a 180ºC. Forrar dos bandejas para el horno con papel sulfurizado. Reservar.
En un bol, tamizar la harina, el cacao, el bicarbonato de soda, las especias y la sal. Reservar.
En el bol de la batidora, esponjar la mantequilla con el azúcar moreno. Añadir el huevo y mezclar bien. Añadir la melaza y mezclar.
Añadir la mezcla de harina y especias en dos veces y mezclar hasta que quede una mezcla homogénea.
Poner sobre film de cocina, estirar ligeramente, envolverla y refrigerar durante 1 hora.
Estirarla sobre una superficie enharinada y cortarla con la ayuda de un cortapastas de cualquier forma. Volver a refrigerar unos 20 minutos y hornear durante 15 minutos.
Dejar enfriar sobre las bandejas durante 5 minutos y dejarlas enfriar completamente sobre una rejilla.
Se conservan hasta 5 días en un recipiente hermético.


DIGESTIVE BISCUITS
Baking, a commonsense guide



Ingredientes:

125 gr de mantequilla sin sal
60 gr de azúcar moreno
1 cucharada de melaza
1 huevo, ligeramente batido
125 gr de harina de todo uso
150 gr de harina integral
35 gr de salvado de trigo
1 cucharadita de polvos de hornear

Elaboración:

Forrar dos bandejas de horno con papel de hornear. Esponjar la mantequilla, el azúcar y la melaza en un bol, con la ayuda de la batidora hasta que esté esponjoso. Añadir el huevo y mezclar bien.
Tamizar en un bol, la harina de trigo, la harina integral, el salvado de trigo y el polvo de hornear. Añadir los ingredientes secos a la mezcla cremosa, añadiéndolos de tres veces y mezclar hasta obtener una mezcla firme. Cubrir y refrigerar por al menos una hora.
Precalentar el horno a 180ºC. Estirar la masa (hasta 0.5 com de espesor) sobre una superficie ligeramente enharinada y cortarla con un cortapastas redondo de bordes lisos. Repetir la misma operación con toda la masa. Refrigerar durante 20 minutos.
Hornear las galletas durante 12 minutos o hasta que estén ligeramente doradas. Dejarlas enfriar en las bandejas durante 5 minutos. Y transferirlas a una rejilla para que se enfríen totalmente.


MAPLE CINNAMON GRAHAM CRACKERS
Olive Oil Baking, Lisa A. Sheldon




Ingredientes:

1 1/2 taza de harina integral
1 1/2 taza de harina de todo uso
1 cucharadita de polvos de hornear
1/2 cucharadita de sal
1/4 cucharadita de canela molida
1 huevo
1/3 de taza de sirope de arce
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
1/4 de taza de aceite de oliva

Elaboración:

Precalentar el horno a 180ºC y forrar dos bandejas de horno con papel de hornear.
En un bol, mezclar los dos tipos de harina, el polvo de hornear, la sal y la canela. reservar a un lado.
En el bol de la amasadora, batir ligeramente el huevo junto con el aceite, el extracto de vainilla y el sirope de arce, a velocidad 2.
Ir añadiendo la mzcla de harinas a la mezcla de huevo asegurándonos que todo esté bien mezclado. Sacar la masa del bol y trabajarla un poco sobre una superficie ligeramente enharinada. Dividir la masa en dos y estirarla entre dos hojas de papel de horno, hasta que obtengamos una masa de un espesor de unos 0.5 cm. Cortar la masa con la ayuda de un cortapastas y pinchar la superficie de cada galleta unas cuantas veces con los dientes de un tenedor.
Pasar las galletas a las bandejas preparadas y hornearlas durante 15 minutos. No dejar que se doren demasiado.
Pasarlas a una rejilla para que se enfríen totalmente. Guardar en un recipiente hermético.

MINI QUICHES DE CEBOLA CARAMELIZADA Y BACON

septiembre 26, 2008

16 TENTACIONES
Realmente no sé el tiempo que hacía que no publicaba nada salado. Últimamente, si exceptuamos la Foccacia, los Biscotti de Vino Tinto, el Pan de Roscas o el Soufflé de Queso de Cabra, todos ellos de los retos con Bea, sólo me había dado por publicar dulce. Creo que es hora de no tener tanto dulce y meter de nuevo más recetillas de aperitivos, cremas,...

La primera vez que comí un quiche fue gracias a Reyes, una compañera de estudios y de trabajo. Por las noches, de cuando en cuando, solemos hacer pequeñas cenas en el trabajo en el que cada uno aporta algo. Bebidas, postres, algo para picar,... así que un día, Reyes, trajo una quiche de champiñones. Estaba riquísima. Base de masa quebrada comprada ya hecha y un relleno de queso gruyere y champiñones. Por aquel entonces, empezaba mi afición a la cocina. Hacía poco que me había casado y éste era un plato perfecto para sorprender a mi marido. No sé ni cuántas veces, prácticamente seguidas, se lo hice al pobre, eso sí, cambiando siempre el relleno. Salmón y gambas. Espinacas, queso azul y nueces. Espárragos trigueros y queso de cabra,... y la versión más pobre de todas ellas, con los restos de la nevera, salchichas, jamón cocido, aceitunas,...

Evidentemente, fui perfeccionando la receta hasta que me atreví a hacer la base de masa quebrada. De nuevo toca experimentar con miles de recetas hasta dar con la perfecta, con la que no falla en ninguna ocasión. Tanto es así, que suelo hacer dos o tres masas a la vez y aromatizarlas con diferentes hierbas y especias como tomillo, eneldo o comino, y congelarlas para tenerlas listas para su uso. Tan sólo descongelar, estirar, forrar los moldes, hornear, rellenar y volver a hornear.

La receta de las quiches de hoy, es una receta que suelo hacer en ocasiones para cenas con los amigos. La horneo en un molde rectangular y luego la corto en cuadros. Perfecto para picotear.


Mini Quiches de Cebolla Caramelizada y Bacon
Para 4 Tartaletas de 8 cm de diámetro

Base Quebrada Aromatizada con Tomillo

250 gr de harina
150 gr de mantequilla sin sal, fría y cortada en cubos
1 huevo
Tomillo
Sal

Poner todos los ingredientes en la Thermomix, en el orden indicado y programas 12 segundos, velocidad 6. Retirar del vaso, estirarla ligeramente y envolverla en film de cocina. Refrigerarla durante 30 minutos. Estirarla sobre una superficie ligeramente enharinada y forrar los moldes de las tartaletas. Pinchar la superficie con un tenedor. Cortar 4 cuadrados de papel de hornear y disponerlos sobre la superficie de las quiches. Añadir peso (garbanzos, arroz, pesos de cerámica o acero,...). Hornearlas en horno precalentado a 180ºC, durante 10 minuto.Retirar los pesos y el papel y hornearlas 5 minutos más. Reservar.

Cebolla Caramelizada

2 cebollas grandes
2 cucharadas de azúcar moreno
Una pizca de sal
1 cucharada de mantequilla

Pelar y cortar las cebollas en aros y luego éstos a la mitad. En una sartén, poner la mantequilla a fuego medio y echar las cebollas. Pocharlas junto con la pizca de sal y cuando estén trasnparetes, añadir el azúcar moreno. Cocinar a fuego suave hasta que adquiera textura de mermelada.

Royal

250 ml de nata ligera de cocina
2 huevos
8 lonchas de bacon
100 gr de queso gruyere rallado
Sal
Pimienta reción molida
Nuez moscada
Tomillo

Cortar las lonchas de bacon. Reservar.
Batir el resto de ingredientes hasta obtener un batido cremoso.
En el fondo de las tartaletas, colocar un poco de la cebolla caramelizada y encima de ella, el bacon cortado. Con la ayuda de una jarra o cucharón, verter el royal sobre las tarlatelas y espolvorear con un pococ de tomillo. Hornear durante 12 minutos a 180ºC.

Ideales para una cena ligera, acompañada de una ensalada verde. O si preferimos hacerla más grande, como entrante en una cena con amigos.

Que aprovechen!!

DOUBLE-CREAM CHEESECAKE WITH SOUR CHERRY GLAZE

septiembre 22, 2008

20 TENTACIONES
Me apetecía desde hace tiempo proponerle a Bea una tarta de queso al estilo New York para uno de nuestros retos semanales. El mundo de las tartas de queso es impresionante. Hay tartas que no necesitan cocción, tartas que se cuecen al baño maría o simplemente al horno. La gran mayoría de ellas llevan una base de galletas trituradas con mantequilla, una base de bizcocho (mi preferida), masa quebrada dulce o simplemente sin ningún tipo de base. Hay tartas que utilizan el queso crema, el queso ricotta, el queso mascarpone, el requesón o el quark. Una masa batida de queso y un glaseado final. Mayoritariamente se hornean en un molde desmontable (springform pan en inglés) y al baño maría. Para ello, el fondo del molde se cubre con papel de aluminio, se coloca sobre una bandeja y se le vierte agua hirviendo. Entonces se hornea.

Pero, qué es en realidad un cheesecake? Aunque pueden ser salados (y servidos con unos crackers como aperitivo) , la gran mayoría de ellos, hacen referencia a un postre rico, cremoso y untuoso. Una vez horneado, se le añade una cobertura que puede ser nata agria, nata montada fruta o cualquier otro elemento con el que queramos embellecer nuestra tarta de queso.

Como hornear una deliciosa tarta de queso tiene mucho de ciencia, les dejo una serie de consejos y trucos para obtener siempre unos perfectos resultados.

  • Sacar con antelación el queso crema para tenerlo a temperatura ambiente. Si no es el caso, meterlo unos 30 segundos en el microondas a media potencia hasta que lo encontremos fácil de untar.


  • Un molde desmontable es el más utilizado en la elaboración de los cheesecake.


  • Evitar sobrebatir la masa una vez que le estamos añadiendo los huevos. Con esto evitamos que la tarta suba mucho en el horno y que al enfriar baje y se rompa su superficie.


  • La mejor manera de hornear un cheesecake y evitar que la superficie se rompa. es hacerlo al baño maría. Cubrir el fondo del molde con papel de aluminio. Colocarlo sobre una bandeja y verter en ella agua hirviendo.


  • Hornearlos a temperatura suave, entre 150º-160ºC y durante aproximadamente 45-60 minutos, dependiendo del tamaño del molde.


  • Respetar los tiempos de cociión ya que es muy fácil que nos pasemos debido a las variaciones de los hornos. Los cheesecake se continúan cociendo una vez fuera del horno.


  • Dejar en friar el horno con el cheesecake dentro y la puerta entreabierta. con esto conseguimos que la tarta no baje demasiado. Mejor toda la noche.Después, meterla en el frif¡gorífico.


  • Uns vez que le cheesecake se haya enfriado, pasar un cuchillo por los bordes, antes de desmoldarlo y retirar los laterales del molde cuidadosamente.


  • Los cheesecake congelan perfectamente. Eso sí, no lo congeles con coberturas y decoraciones, tan solo la tarta bien envuelta en papel film o en una bolsa de congelación.


Al igual que Bea, hice la mitad de la receta en un molde desmontable de 18 cm. Quedó alto, muy alto, aproximadamente unos 5-6 cm de altura. Y la textura, era increíblemente untuosa y sedosa, como una mousse. Contrastaban muy bien las cuatro capas de la tarta, galletas, queso, nata agria y glaseado de cerezas. Una mezcla perfecta de sabores en la boca...
La mejor tarta de queso que habré comido nunca.
Y si quieres un trozo del cheesecake de Bea, pincha aquí.

Double-Cream Cheesecake with Sour Cherry Glaze
A Passion of Baking, pág 260. Marcy Goldman.

Ingredientes:

1 ½ de galletas tipo Digestive troceadas
5 cucharadas de mantequilla derretida
1/3 de taza de azúcar moreno
Una pizca de canela molida

1 kg de crema de queso, a temperatura ambiente
1 1/3 taza de azúcar
5 huevos grandes
2 cucharaditas de extracto de vainilla
1 cucharada de zumo de limón
¼ cucharadita de extracto puro de almendra
250 ml de nata para montar
¼ de taza de harina de trigo de todo uso

1 ½ tazas de nata agria
2 cucharadas de azúcar glacé

1 taza de zumo de cerezas (utilicé zumo de piña, grosellas negras y ciruelas de Minute Maid)
¼ taza de azúcar (no le puse)
2 cucharadas de harina fina de maíz

Elaboración:

Precalentar el horno a 160ºC. Cubrir una bandeja con papel de horno.

Para la base de galletas, mezclar todos los ingredientes en un bol y ponerlos sobre la base de un molde desmontable y presionar firmemente. Colocarlo sobre la bandeja de horno preparada.

En un bol, mezclar la crema de queso con el azúcar. Añadir los huevos y los siguientes 5 ingredientes y mezclar a baja velocidad, unos 5 minutos hasta que esté cremoso y liso. Colocar en el molde desmontable ya preparado y colocarlo en el horno. Hornear unos 60-75 minutos.

Aumentar la temperatura del horno a 180ºC. Batir juntos la nata agria y el azúcar glacé y colocarla cuidadosamente en la superficie de la tarta. Hornear durante 8 minutos. Apagar el horno y abrir la puerta, dejar enfriar la tarta en el horno durante 1 hora antes de refrigerarlo durante 8 horas o preferiblemente toda la noche.

Hacer el glaseado de zumo de cerezas 1 hora antes de servir la tarta. En un cazo pequeño, calentar el zumo, menos dos cucharadas de zumo que pondremos en una pequeña taza y añadiremos las dos cucharadas de harina de maíz, mientras el resto del zumo rompe a hervir. Añadir la mezcla de zumo con harina de maíz al zumo caliente y calentar suavemente hasta que espese. Enfriar y verter sobre la capa de nata agria. Dejar reposar. Desmoldar la tarta de queso en un plato de servir.

Si quieres ver otro cheesecake, pincha aquí.

CHOCOLATE BANANA DREAM MUFFINS

septiembre 12, 2008

18 TENTACIONES

Parece mentira, pero es increíble. Tras estar durante tres meses con nuestros retos, Bea y yo todavía no habíamos realizado ninguna receta con plátanos. Y eso que me encantan. Y eso que vivimos en Canarias.

Mientras hacía estos muffins, recordé la primera receta que hice siendo todavía una niña... batido de plátano con chocolate. Receta sencilla donde las haya. Simplemente cojer uno o dos plátanos, un vaso de leche bien fría y triturarlo todo junto en la batidora hasta que esté bien emulsionado. Una vez servido en el vaso, rallar chocolate negro por encima. Todavía me los hago de vez en cuando y a Carlos le encanta. Me aseguro de que toma fruta y leche.

Pero nada me gusta más que comerme un plátano a deshora, en cualquier momento. Con pan, con queso, en papilla con un poco de zumo de naranja, con gofio,... Me encanta el dulzor y la suavidad que quedan en la boca. Me gustan en su punto de madurez, no demasiado maduros, estarían pasado y su pulpa de color crema se volvería negra.

El libro de esta semana es un libro en inglés de repostería con aceite de oliva. España es uno de los mayores productores del mundo de aceite de oliva y realmente, cuesta encontrar en las librerias libros como éste, que traten de repostería y que ofrezcan una buena cantidad de recetas. Al verlo en Amazon, no dudé en pedir uno, perdón dos, uno para mí y otro para Bea.

Los muffins de plátano y chocolate soñados de Bea, aquí como siempre.


Chocolate Banana Dream Muffins
Receta adaptada de Olive Oil Baking, Lisa A. Sheldon

Ingredientes:

3-4 plátanos maduros y triturados
115 ml de leche semidesnatada o desnatada
75 ml de aceite de oliva de sabor suave
100 gr de azúcar moreno
1 huevo
1 cucharadita de extracto de vainilla
60 gr de harina de trigo integral
85 gr de harina de trigo todo uso
85 grde copos de avena
30 gr de cacao en polvo
1 cucharadita de polvos de hornear
1/4 de cucharadita de bicarbonato de soda
1/4 de cucharadita de sal
1/4 de cucharadita de allspice
100 gr de chips de chocolate

Elaboración:

Precalentar el horno a 180ºC. Forrar dos bandejas de muffins con papeles de magdalenas o bien, engrasarlos con harina y espolvorearlos con cacao en polvo. Retirar el sobrante.

Triturar los plátanos hasta hacerlos puré. En un bol, mezclar el azúcar, la leche, el aceie de oliva, el huevo y el extracto de vainilla. Añadir el puré de plátano y mezclar todo muy bien.

En otro bol, mezclar la harina, los copos de avena, el cacao en polvo, la sal, el bicarbonato, los polvos de hornear y el allspice.

Añadir la mezcla de aceute de oliva a los ingredientes secos, mezclando hasta que no se vean éstos, pero si quedasen grumos no sería importante. Añadir los chips de chocolate y mezclar.

Llenar los moldes de papel hasta las 3/4 partes y hornear durante 14-16 minutos. Sacarlos del horno y ponerlos a enfriar sobre una rejilla. Servir tibios o a temperatura ambiente. Se conservan durante 5 días en un recipiente hermético o hasta un mes en el congelador.

BISCOTTIS DE VINO TINTO Y QUESO PARMESANO

septiembre 05, 2008

15 TENTACIONES

Una semana más y un nuevo reto entre Bea y yo. Una nueva receta sorprendente y de nuevo el mismo libro, A Passion of Baking de Marcy Goldman. Queso, aceite de oliva y vino tinto. Combinación mediterránea y saludable. Adoro el queso, me encanta mojar pan en el aceite y realmente, no le hago ningún asco al vino.

Comencé a cocer la receta mentalmente y pensé que sería una buena opción utilizar productos de las islas. Recordé que el fin de semana pasado, en casa de mis padres se habían tomado unas bottellas de las Bodegas Tajinaste, Denominación de Origen del Valle de La Orotava, en la isla de Tenerife y rápidamente los llamé para ver si habíá sobrado algo. Tuve suerte. Mi madre me comentó que quedaría algo así como una copa. Voy a buscarlo!!

El aceite de las islas también, aunque pueda parecer extraño, de Temisas, del municipio Agüimes. Único municipio canario de la Asociación Española de Municipios del Olivo. Una botellita que me regalaron unas navidades y que estaba sin usar.

El queso lo tenía claro desde el principio. Curado de Valsequillo.

Con todos los ingredientes en mi poder, nos pusimos manos a la obra. Los biscottis de Bea, aquí.


Biscottis de Vino Tinto y Queso Parmesano
A Passion for Baking, Marcy Goldman



Ingredientes:

125 ml de aceite de oliva de sabor suave
3 huevos
1 cucharadita de sal
1 cucharada de azúcar
4 cucharaditas de pimienta negra recién molida
2 cucharadas de perejil fresco picado
1 cucharadita de ajo en polvo
125 ml de vino tinto
2 cucharaditas de polvos de hornear
1/4 cucharadita de bicarbonato de soda
200 gr de queso parmesano rallado
250 gr de harina de todo uso

Elaboración:
Precalentar el horno a 180ºC y preparar dos bandejas, forrándolas con papel de hornear.

En el bol de la amasadora y con el batido plano, mezclar el aceite de oliva, el vino, los huevos, la sal, el azúcar, la pimienta, el ajo y el perejil. En otro bol, mezclar el queso, la harina, el bicarbonato y los polvos de hornear. Añadir la mezcla de queso, poco a poco a la preparación anterior, mezclando a velocidad baja.

Con las manos mojadas en agua fría, sacaremos la masa del bol de la amasadora y la dividiremos en dos porciones, colocando cada porción en una de las bandejas. si es necesario, nos volveremos a mojar las manos para darle forma de hogaza alargada a la masa.

Pulverizar con un poco de aceite y espolvorear queso rallado.

Hornear de 35-45 minutos. Enfriar ligeramente sobre la bandeja. Envolverla en papel film y refrigerarla durante 1 hora. Pasado este tiempo y con la ayuda de un cuchillo de sierra, cortar en porciones de unos 0.5 centímetros.

Precalentar el horno a 150ºC y colocar los biscottis de nuevo en la bandeja. Volver a hornearlos durante 10 minutos por cada cara.

Dejar enfriar. Los biscottis se pueden conservar en un recipiente hermético hasta 10 días.