34.

julio 22, 2010

83 TENTACIONES


Realmente, no sé como titular esta entrada. Ando un poco perdida. Creo que me siento igual que la primera vez que publiqué una entrada en este blog. Es cierto, en ciertos aspectos, me ha tocado investigar de nuevo, como "la primera vez".

34. Ángeles y Demonios II: Devil`s Food Cake. El regreso... Unos cuantos títulos más han rondado mi cabeza, pero creo que la opción que he elegido finalmente, es la más adecuada. 34. Cómo pasa el tiempo... Hace unos días que celebré mi 34 cumpleaños con una pequeña fiesta familiar, sin ostentaciones, pero en la que pudimos disfrutar de un estupendo pastel de chocolate, el aclamado devil`s food cake que Bea y yo teníamos pendientes de publicar desde que hicimos el angel`s food cake, hace ya unos cuantos meses. Curiosamente, también hace unos días que este blog cumplió años, en concreto 3.
Soy consciente de que hacía mucho tiempo que no actualizaba, desde el mes de febrero. Mis circunstancias personales han cambiado mucho durante estos meses y mi vida es ahora un poco más caótica de lo que antes era. He comprado muebles, he recuperado mi casa, la he pintado y poco a poco he hecho que se convierta en mi nuevo hogar...
Pero si había algo que echaba de menos, era cocinar... Meter las manos en la masa, poner en funcionamiento mi KitchenAid, ver el fregadero lleno de cacharros pendientes de fregar, que toda la casa huela cuando termino de cocinar... Y también echaba de menos ver los que han hecho otros foodies bloggers. He estado sin ordenador y sin cámara de fotos durante todos estos meses, me he perdido todo lo que habéis hecho y no he podido contestar a esos comentarios y e-mail s que me habéis mandado durante este tiempo.
Y aunque parezca extraño, Bea y yo también dejamos de tener contacto. Sumergidas ambas en nuestros problemas personales, no encontrábamos tiempo para dedicarlo a lo que más nos gusta hacer... que es hablar durante horas acerca de cocina, de repostería, de qué libro nos vamos a comprar o cuál cacharrit es el próximo que queremos incorporar a nuestras vidas... Pero Bea y yo nos vimos la semana pasada, nos reencontramos... y fue como si estos meses en los que habíamos estado desconectadas, no hubiesen existido. Hablamos durante un buen rato, que para ser sincera se me hizo cortísimo, planeamos un viajecito juntas y me regaló un precioso cake stand, precisamente, el que aparece en las fotografías de esta entrada.

Devil´s food cake
Baking. From my home to yours. Dorie Greenspan.
Para el bizcocho...
180 gr de harina de trigo de todo uso
60 gr de cacao en polvo
3/4 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de polvo de hornear
1/4 cucharadita de sal
150 gr de mantequilla, sin sal, a temperatura ambiente
100 gr de azúcar moreno
110 gr de azúcar blanquilla
3 huevos grandes, a temperatura ambiente
1 cucharadita de extracto de vainilla
60 gr de cobertura de chocolate 70% MG, derretido y frío
120 ml de leche entera, a temperatura ambiente
120 ml de agua hirviendo
120 gr de chocolate de cobertura finamente picado
Para el relleno y la cobertura...
4 claras de huevo grandes
225 gr de azúcar blanquilla
240 ml de agua
1 cucharadita de extracto de vainilla
Precalentar el horno a 180º C y colocar una rejilla en la mitad del mismo. Engrasar con mantequilla, dos moldes redondos de 20 cm y espolvorearlos con cacao en polvo, Retirar el exceso dando unos golpecitos en la base de los mismos.
Tamizar juntas la harina, el cacao, el polvo de hornear, el bicarbonato y la sal.
Mientras, en el bol de la amasadora, en el que habremos puesto el accesorio de pala, batir la mantequilla a velocidad media hasta que esté sueva y cremosa. Añadir el azúcar moreno y el azúcar blanquilla y continuar batiendo unos 3 minutos más. Añadir los huevos, uno a uno, batiendo 1 minutos más después. de añadirlos. Añadir la vainilla, la mezcla puede parecer que se corte. Reducir la velocidad y añadir el chocolate derretido. Cuando el chocolate esté totalmente integrado, añadir la mezcla de harina alternándola con la leche, añadiendo la mezcla de harina en 3 veces y la leche en 2, comenzando y terminando con la mezcla de harina.
Pasar una espátula de silicona por las paredes del bol e incorporar los restos de los ingredientes a la masa. En este punto la masa debe estar espesa. Con la máquina todavía a baja velocidad, añadir el agua hirviendo, que aligerará la masa consederablemente. Añadir el chocolate troceado y mezclar con la ayuda de una espátula de silicona. Dividir la masa entre los dos moldes y alisar la superficie con una espátula.
Hornear durante 25-30 minutos, rotando los moldes a mitad de cocción. Cuando estén totalmente horneados, estarán esponjosos al tacto y al insertar un cuchillo en el centro, saldrá limpio. Dejar enfriar dentro de los moldes y sobre una rejilla unos 5 minutos. Desmoldar los bizcochos y dejar enfriar completamente sobre la rejilla. Envolver los bizcochos en film de cocina y dejarlos reposar durante toda la noche para que los sabores se asienten.
Cuando el relleno y la cobertura estén preparados, cortar cada bizcocho en dos con la ayuda de un cuchillo de sierra. Reservar 3 partes y desmenuzar la cuarta.
Poner las claras de huevo en un bol limpio y seco. Tener un termómetro a mano.
Poner el azúcar y el agua en un cazo pequeño y llevar a ebullición, sobre un fuego medio-alto, cubrir con una tapa y dejar hervir durante 3 minutos. Retirar la tapa y dejar que el jarabe alcance los 121 grados de temperatura. Mientras el jarabe se está cocinando, comenzar a batir las claras de huevo.
Cuando el jarabe alcance 112 grados de temperatura, incrementar la velocidad de batido de las claras de huevo a velocidad media. Si las claras alcanzan el punto de nieve antes de que el jarabe esté listo, disminuir la velocidad. Una vez realizado el jarabe, recordar que debe estar a 121 grados, pasarlo a un jarra e ir vertiendolo con cuidado sobre las paredes del bol. En este punto, la amasadora deberça trabajar a velocidad media. Añadir el extracto de vainilla y continuar batiendo a la misma velocidad hasta que notemos que las paredes del bol se hayan enfriado. Este proceso durará alrededor de 10 minutos. Tendremos un merengue liso, suave y esponjoso, listo para cubrir y rellenar nuestro pastel.
Retirar el film de cocina y disponer los bizcochos sobre una base. Cubrir uno de los bizcochos con suficiente merengue y colocar el otro bizcocho encima. Repetir hasta que tengamos los 3 bizcochos. Cubrir la parte superior y los laterales con el resto del merengue y esparcir los trocitos de bizcocho por los laterales y la parte superior de la tarta.
Gracias a todas por estar ahi!!

Muffins de mermelada de naranja... y un ganador!!

febrero 08, 2010

80 TENTACIONES
Cuando Bea y yo estuvimos planificando nuestros retos, quedamos en que haríamos unos cupcakes del libro de The Primrose Bakery. A ella, le llamaron la atención unos cupcakes que tenían mermelada de frambuesa entre sus ingredientes y a mí, como ya tenía en mente hacer la mermelada de naranja amarga, me parecieron estupendos éstos.

La verdad es que la receta original difiere un poco de la presentada aquí. Sustituí el aceite de maíz por aceite de oliva suave, la harina de trigo la dividí entre harina integral y harina refinada, y las nueces pecanas por nueces normales. Además, también varié el tipo de azúcar, utilizando la mitad de azúcar morena y la mitad de azúcar blanca.


Creo que estas muffins, son una buena opción para el desayuno de los niños. Intento por ello, hacerlos lo más saludables posible. A los míos, les han encantado. Esponjosos y con un saborcito delicioso.

Los cupcakes de Bea, ya sabéis, pinchar aquí.

Muffins de mermelada de naranja amarga y nueces
Cupcakes from The Primrose Bakery

55 gr de mantequilla sin sal, derretida y a temperatura ambiente
125 ml de aceite de oliva de sabor suave
60 ml de zumo de naranja recién exprimido
Ralladura de 1 naranja
80 gr de mermelada de naranja amarga (un poco más para decorar los muffins)
1/4 de cucharadita de extracto de vainilla
125 gr de harina de trigo simple
125 gr de harina de trigo integral
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de sal
2 huevos grandes
90 gr de azúcar moreno
90 gr de azúcar blanco
60 gr de nueces tostadas

Precalentar el horno a 180ºC. Colocar los moldecitos de madalenas en un molde para cupcakes.

En un bol grande, mezclar la mantequilla derretida, el aceite, el zumo de naranja, la ralladura de naranja, la mermelada y el extracto de vainilla. Reservar.

En otro bol, tamizar juntas la harina de trigo, la sal y el bicarbonato. Añadir la harina integral y mezclar bien. Blanquear los huevo con los dos tipos de azúcar hasta obtener una mezcla espesa, de color pálido y ligera. Lentamente, añadir la mezcla de aceite, mantequilla y zumo de naranja. Batir a velocidad lenta, hasta que estén bien mezclados.

Añadir un tercio de la mezcla de harina a la mezcla de huevos. Repetir la operación, añadiendo un tercio de harina cada vez. Añadir las nueces y mezclar bien.

Verter, con la ayuda de unas cucharas, la mezcla de muffins, rellenando cada moldecito hasta 2/3 de su capacidad. Hornear durnate 25 minutos hasta que hayan crecido ligeramente y estén dorados en su superficie.

Retirar del horno, y mientras los muffins estén calientes, cubrir cada uno de ellos con una cucharadita de mermelada.

Servir inmediatamente, si es posible. Se conservan hasta tres días en un recipiente hermético.

Y ahora, lo importante, el resultado del sorteo. Para ello, utilicé la aplicación de random.org. Y ahí va el resultado... La ganadora es Elvira de Los cerezos en flor!!


Recuerda enviarme un e-mail con tus datos personales a mi dirección de correo electrónico que encuentras en la barra lateral del blog. En unos días recibirás tu fantástico frasco de mermelada!!

Cómo hacer tu propia mermelada... y un sorteo!!

febrero 05, 2010

104 TENTACIONES
A estas alturas, creo que casi cualquier persona que le guste cocinar, ha hecho alguna mermelada casera. No quiero parecer una entendida en este tema, pero una de las que se me resistía era la mermelada de naranjas amargas. Nunca la había hecho. Tenía la impresión de que era más difícil de lo que es en realidad.

De las pocas cosas que me pude traer de mi viaje a Londres, fueron tres revistas de cocina. El motivo no fue otro que Ryanair y su política de restricción de peso en el equipaje de los pasajeros. Vamos, que llenamos las maletas de pesada ropa de abrigo sin dejar margen alguno para poder hacer muchas compras y traernos muchas más cosas, sobretodo productos relacionados con la cocina y la gastronomía.

Me sorprendió que dos de las tres revistas que compré, BBC GoodFood y delicious., hablasen de cómo hacer tu propia mermelada con naranjas amargas o Seville Oranges, como ellos las llaman. La mermelada de naranjas amargas es un gran clásico inglés. Su denominación, marmalade, tiene un curioso origen aunque no exento de polémica y de un gran componente de leyenda urbana.

Cuando estudiaba ingles, nos hicieron comprar un librito en el que aparecía numerosas historias y anécdotas relacionadas con el idioma y con muchas de sus palabras. Una de ellas era marmalade. Contaba el origen de la palabra y la relacionaba con Mary, reina de Escocia. Durante el viaje en barco que la llevaba desde Escocia hasta Francia, sufría de frecuentes indisposiciones gástricas que aliviaba con mermelada de naranjas. Los francese se referían a ella como Marie malade, que quiere decir, María está enferma.

Su origen se remonta al año 1480, cuando el término aparece por primera vez y actualmente y por influencia inglesa, el término mermelada se usa para designar cualquier confitura hecha con cítricos.

En cambio, en español, el término mermelada hace referencia a una confitura lisa, sin trozos de fruta.

Cada revista presentaba un método diferente de elaboración, pero yo me decanté por la que aparecía en la primera de ellas, BBC GoodFood. Me parecía ligeramente más fácil y las naranjas no se hervían enteras, cosa que me sorprendía.

Me salieron 6 estupendos frascos de mermelada de naranjas amargas. Mentalmente la repartí... un frasco para Bea, dos que me quedaré yo y con el que prepararé unos deliciosos muffins que os pondré más adelante, uno que le mandaré a Alicia, de amiloquemegustaescocinar, ya que está inmersa en la temporada cítrica de su blog, que coincide con su tercer aniversario.

Por si todavía no lo sabéis, está haciendo un concurso de recetas con cítricos y las 5 recetas ganadoras se llevarán sendos estupendos premios. También hará una recopilación con 15 de las mejores recetas y creará uno de sus maravillosos libros gratuitos.

Me quedan 2 frascos... Enviaré otro a Luisa y con el último..., haré un sorteo en el blog!!

Sí, un sorteo que incluye un frasco de mermelada de naranjas amargas totalmente casera, un termómetro y un embudo especial para mermeladas en acero inoxidable.

¿Qué hay que hacer para ganar este estupendo regalo? Simplemente tienes que dejar un comentario en esta entrada. Tienes de plazo hasta las 18 horas del día 7 de febrero de 2010. El ganador o ganadora, se anunciará al siguiente día. Se admiten comentarios anónimos, pero si eliges esta opción, recuerda dejar tu correo electrónico para que me pueda poner en contacto contigo en el caso de que seas el ganador o ganadora.

Suerte a todos!!



Mermelada de naranjas amargas
BBC GoodFood, February 2010 magazine

1 kg de naranjas amargas, bien limpias y cortadas a la mitad
1 limón
2 kg de azúcar blanco granulado

Partir las naranjas y el limón por la mitad. Exprimir el zumo de las naranjas y reservarlo. Cojer la pulpa y las pepitas de naranja que queden en el exprimidor y aprovechar también la que queda en las mitades de las naranjas. Exprimir el limón y unir su zumo al de las naranjas.

Tener preparado un trozo de muselina de unos 30x30 cm y un trozo de cordel. Colocar las mitades del limón, la pulpa y las pepitas de las naranjas en la muselina y formar un pequeño paquete con la ayuda del cordel. Dejar las puntas del cordel largas, de manera, que al que querer retirar el mismo, nos sea más fácil.

Cortar cada mitad de naranja en tres pétalos. Con la ayuda de un cuchillo afilado, hacer una juliana muy fina con las pieles. Colocar la juliana de piel de naranja en una cacerola, añadir el zumo de limón y de naranja, y el paquete con la pulpa y las pepitas. Añadir 2.4 litros de agua mineral. Tapar y dejar reposar durante toda la noche.

Al día siguiente y dejando el paquete en la cacerola, llevar a ebullición y dejar hervir al menos 1 hora a fuego suave, o hasta que las pieles estén tiernas y el líquido se haya reducido al menos un tercio. Retirar del fuego y dejar la bolsita de muselina dentro hasta que esté lo suficientemente fría para retirarla.

Meter un plato en el congelador.

Una vez que la podamos manipular sin quemarnos, exprimiremos la bolsita con nuestras manos para sacar todo el jugo posible. En este jugo es en donde se concentra la pectina, el ingrediente esencial para que la mermelada de naranjas amargas quede perfecta.

Añadir el azúcar a la cacerola y colocarla al fuego. Remover frecuentemente hasta que notemos que toda el azúcar se haya disuelto. No dejar que hierva hasta que el azúcar se haya disuelto perfectamente.

Llevar a ebullición lentamente. Una vez que lleve 10 minutos hirviendo, sacar el plato del congelador y poner una pequeña cantidad de mermelada en él. Dejar reposar unos segundos y coger una pequeña cantidad con la yema de los dedos. Si está pegajosa, está perfecta. Si no,dejarla hervir unos 10 minutos más y repertir la operación del plato. Otra manera de comprobar el punto de la mermelada es dejarla cocer hasta que alcance los 105ºC. Retirar con una cuchara las impurezas que se vayan formando en la superficie.

Verter en los frascos preparados para su conservación con la ayuda de un embudo.

Esta mermelada se conserva perfectamente durante 1 año en un lugar fresco, seco y oscuro. Una vez abierto, consumir en el plazo de un mes y guardar en el refrigerador.

Londres bajo 0º. Camden Town, Notting Hill y The Hummingbird Bakery.

enero 27, 2010

17 TENTACIONES
Domingo. Segundo día en Londres. Mas frío si cabe que el sábado. Desayuno copioso en el hotel para tener fuerzas durante la mañana y no sucumbir ante el frío. Otro día con la agenda planificada al milímetro, sin tiempo que perder, pero si que puedo decir, que esta vez la climatología se alió en nuestra contra.

Nos dirigimos hacia Notting Hill en bus, no en metro, puesto que la línea que nos dejaba allí estaba cerrada por obras. Había poco tráfico y la verdad es que es una pena recorrer Londres tan sólo bajo tierra. Disfrutamos de un estupendo paseo.

Notting Hill se puso de moda, tras estrenarse la película del mismo nombre, hace unos años. Tranquila zona residencial, es en una de sus calles más emblemáticas, Portobello Road, donde se concentran muchísimas tiendas vintage de todos los estilos. Ropa, complementos, muebles y objetos de decoración, viejos uniformes, menaje de loza e incompletas cuberterías de plata se agolpan a ambos lados de la calle.

Para mí era una zona nueva, tan solo conocida a través de la película. Pero no me decepcionó. Quizás hubiese deseado más tiempo y mejor clima para poder visitarla con más detenimiento. Y entre sus numerosas tiendas, una pastelería de visita obligada para todo food blogger, The Hummingbird Bakery.


Fundada por Tarek Malouf tras haber pasado un Día de Acción de Gracias en Carolina del Norte, quedó impresionado por las bakeries americanas, sobretodo por las neoyorquinas. En ellas veía cientos de cupcakes decorados, cupcakes que por aquel momento eran desconocidos en Londres.

The Humminbird Bakery es un negocio encantador. Nada más llegar y traspasar sus puertas, te encuentras con un fabuloso expositor lleno de sus variadas tartas y mostradores repletos de sus famosos cupcakes decorados. Decorada en blanco, rosa y chocolate, una de las cosas que más me gustó fue su cafetera italiana. Con un diseño vintage más propio de los años 60 que de la época actual, no paraba de preparar humeantes espressos, cafés americanos, chocolates o infusiones. Aprovechamos la ocasión para tomarnos algo calentito y reponernos un poco del intenso frío , y de paso, probar uno de sus estupendos cupcakes, en mi caso, el Red Velvet Cupcake. Fran, por su parte, se decantó por su brownie de chocolate. Riquísimos los dos!!

Ni que deciros que además, me traje su libro.


Tras abandonar The Hummingbird Bakery, decidimos no continuar por Notting Hill y dirigir nuestros pasos hacia Camden Town.


Centro de moda y de tendencias alternativas y muy dispares, Camden Town se ha convertido en un nuevo punto de referencia para todos aquellos que buscan lo último y más sorprendente. En sus calles y mercados nos podemos encontrar flamantes ejecutivos trajeados, punkies, muñequitas góticas o caballeros ataviados con sus bombines. Abierto 365 días al año, a excepción del día de Navidad. En sus calles puedes encontrar de todo... franquicias de firmas reconocidas, mercadillos en los que poder regatear, tatoos, y cientos de puestos callejeros de comida. A destacar, los de comida asiática, ya sea ésta china, tailandesa, japonesa o hindú.

Un verdadero placer para los sentido, sobre todo el gusto..., sin gastar muchas libras.

Londres bajo 0º. Borough Market.

enero 22, 2010

42 TENTACIONES
Para quién como yo, vive en un clima cálido donde frecuentemente el frío, la lluvia y no digamos la nieve, brillan por su ausencia, viajar durante el invierno supone todo un reto. Primero porque las maletas se te llenan enseguida de jerseys, abrigos, guantes y bufandas... dejándote poco espacio para los tesoros que puedas traerte a la vuelta. Y segundo, porque tal y como está el clima últimamente, te puedes encontrar en medio de una ola de frío polar que te cubra todo de nieve.


Nieve. Precisamente fue la nieve la que cubrió toda Inglaterra hace unos 15 días, justo después el día de Reyes. Habíamos elegido esa fecha para hacer una escapada de fin de semana. Fran no conocía Londres y a mi me apetecía mucho volver. Londres es mi ciudad, después de Las Palmas de GC, claro. Pero si tuviera que irme a vivir al extranjero, me podríais encontrar allí.

Tras la planificación, quedaban sabado y domingo para patear Londres. Algo difícil. A lo que hay que añadir la meteorología. Ah!! y me olvidaba que días antes había pillado una bronquitis de la que todavía me estoy reponiendo.


Bajar del avión y verlo todo cubierto de nieve fue mágico. Hacía un frío de espanto. Un frío que te helaba la cara y entumecía las manos... Lo más curioso, unos ingleses de vuelta de sus vacaciones, desafiaban los -6º de esa noche y continuaban vistiendo sus camisetas, pantalones cortos y chanclas. Olé por ellos!!

Resumiendo. Sábado por la mañana y tras habermos puesto un par de capas de ropa extra, salimos a por Londres. Nos dirigimos hacia el metro, parada de Tower Hill, imprescindible si queréis visitar la Torre de Londres, la casa de las joyas de la corona, y Tower Bridge, el puente levadizo sobre el Thames. Nuestra intención , recorrer la margen izquierda del río hasta llegar a Westminster Bridge.

Entre ambos puentes, el Borough Market, HMS Belfast, Tate Modern, Skakespeare`s Globe, Southwark Cathedral, Vinopolis, y la impresionate London Eye. Mi objetivo como food blogger no podía ser otro que el Borough Market.
Tras hacerle miles de fotografías al Tower Bridge y contemplar la catedral de Southwark, único edificio de estilo gótico de Londres, comenzamos a escuchar el típico sonido de los mercados abarrotados de gente. En el Jubilee Market se encuentran numerosos de puestos de comida ya preparada y de productos delicatessen.

Cocina libanesa, griega, vegetariana, argentina o turca. Cocina italiana con puestos en donde se vende una estupenda pasta fresca. Fragantes trufas de chocolate, mermeladas y conservas orgánicas, té y café procedentes de todos los puntos del planeta. Quesos italianos, franceses, españoles o ingleses. Dorados aceites de olivas y densos vinagres de Módena. Setas nunca vistas y tartas y pasteles.

Verduras, carnes, pescados y mariscos. Lavanda y vinos franceses. Ostras. Pies rellenos de carne y cerveza negra. Especias y productos españoles. Flores y panes. Embutidos italianos y parmiggiano reggiano. Empanadas argentinas y arepas venezolanas. Sopas y cremas... calentitas, calentitas. Muller wine. Bocatas de chorizo y comida china lista para llevar. Aceitunas kalamata y aliñás.

Todo esto, y seguramente más, es lo que os podéis encontrar en el Borough Market. A pesar de tener varias áreas cerradas por obras. Supongo que la organización de los JJOO en 2012, tiene algo que ver.

He visto Londres con otra cara, más bonita, más limpia...

Y para terminar, dos cosas.

La primera, el encuentro con Joana en Harrods, zona caliente. Tan ella, tan natural, tan inquieta, tan especial, tan española en Londres. En realidad, la conexión existe entre Bea, Joana y yo.

La segunda, Picadilly Circus a medianoche. Sin gente. Sólo los luminosos. Un saxofonista bajo ellos, que con su música llena toda la zona, desde Leicester Square hasta Oxford Street.

Y la nieve, siempre la nieve, cayendo sobre nosotros.

Un día de ¿invierno?, la playa y los más sabroso plátanos...

enero 19, 2010

38 TENTACIONES
Domingo. 17 de enero de 2010. 12:30 de la mañana. Paseo de Las Canteras. 27º de temperatura... y parece mentira que la semana pasada estuviese bajo 0º y hoy, me haya dado un agradable paseo por la playa, disfrutando del sol. Y mientras, la gran mayoría de Europa continúa muriéndose de frío.

Siempre se asocia el buen clima a las Islas, y hoy hemos tenido una buena prueba de ello. Siempre que hace buen tiempo, nuestra preciosa playa, Las Canteras se llena de gente. Gente que se baña en el agua cristalina, que camina con el agua del mar llegándole a las rodillas, que toma el sol, que hace deporte o que simplemente pasea por el paseo y se sienta en alguna terraza a tomarse un aperitivo.

Verdadero pulmón de la ciudad, la playa ofrece un sinfín de actividades que realizar, sobretodo acuáticas.

El clima subtropical que nos acompaña durante todo el año, permite el cultivo de numerosas frutas tropicales durante todo el año. El plátano, una de ellas, es además una de nuestras señas de identidad. Originario del sudeste asiático, el plátano llega a Canarias procedente de Guinea mediante la conquistas portuguesas de la costa de África y es llevado a América desde las Islas, por los españoles.

El plátano canario es pequeño, amarillo y pintón. Su piel se llena de numerosas pintas negras a medida que avanza en su maduración. Su pulpa, de color cremoso y su delicioso sabor, lo distinguen de la banana de los países tropicales. Personalmente... me pierden!! Soy capaz de comerlos de postre, acompañarlos de pan o que queso... Incluso, y lo confieso, me gusta acompañar una buena tortilla de papas con un buen plátano.

Probarlos, seguro que os encantarán como a mí.

Los banana cinnamon breads de Bea, aquí como siempre.


Banana Cinnamon Breads
Modern Classics Book 2, Donna Hay


140 gr de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
110 gr de azúcar
1 huevo
55 gr de almendra molida
195 gr de harina simple de trigo
75 ml de buttermilk, o en su defecto, la misma cantidad de leche mezclada con una cucharada de zumo de limón
3/4 cucharadita de levadura química

1/2 cucharadita de canela molida
1 ó 2 plátanos maduros, cortados en rodajas

Mantequilla derretida
Azúcar
demerara para espolvorear

Precalentar el horno a 180º.

Colocar la mantequilla y el azúcar en el bol de la amasadora, a la que le habremos puesto al batidor plano. Batir hasta obtener una mezcla cremosa y ligeramente pálida.

Añadir el huevo y mezclar bien. Añadir la harina, la levadura química, la almendra molida, el buttermilk o la leche y la canela y mezclar

Engrasar con mantequilla y espolvorear de harina el molde elegido. Retirar la harina sobrante. Verter la mezcla, alisar la superficie con una espátula y colocar las rodajas de plátano por encima. Pincelar las rodajas de plátano con la mantequilla derretida y espolvorear el azúcar demerara.

Hornear durante unos 25 minutos o hasta que la superficie se vea dorada. Servir caliente o frío.

Cacao o chocolate?? Un brownie diferente para empezar el año!!

enero 04, 2010

33 TENTACIONES
Año Nuevo... nuevos retos con Bea!! Realmente he perdido la cuenta del tiempo que hace que Bea y yo no hacemos un reto. Los culpables... la organización del AIG 2009 y sus galletas!! No hablo por ella, pero al menos yo, los echaba de menos.

El año pasado, compramos una gran cantidad de chocolate a un mayorista pero lo habíamos usado muy poco. Bea sugirió que hiciéramos un brownie que le había encantado y que había visto en uno de sus libros de más reciente adquisición, el Modern Classics Book 2 de Donna Hay. Cuál fue nuestra sorpresa al comprobar que este brownie no llevaba chocolate, sino cacao en polvo...

En fin... tendremos que dejar el chocolate para otro de nuestros retos!!

Tengo que confesar que siento predilección por los brownies. Me gustan los bizcochos densos y que dejen un buen sabor a chocolate. Creo, además, que si tuviera una máquina de helados, uno de los primeros que haría, sería uno de vainilla con trozos de brownie de chocolate. La elección de Bea, me encantó desde el primer momento. Me gusta el olor que queda en la casa cuando se hornea chocolate.

De pequeña, nunca fui muy chocolatera. Es más, más bien podría decir que no me gustaba. Tan sólo cuando descubrí el chocolate negro (recuerdo que lo llamaba chocolate amargo), empecé a degustarlo con placer. Mi problema era que el chocolate con leche me resultaba demasiado dulce, casi empalagoso, lo que hacía que el chocolate no entrase en mis dulces favoritos.

Recuerdo que en ocasiones, sobretodo en verano y cuando volvíamos de la playa, antes de cojer la guagua para llegar a casa, pasábamos por la zona de golosinas de cierto gran almacén y nos comprábamos unas cajitas hexagonales de Lindt con 20 pastillas de chocolate 70% de cacao. Me las comía como si fuesen auténticos tesoros, me las racionaba, no quería que se acabaran...

Con este brownie me pasa lo mismo. Peor diría yo ya que está combinado con una de mis tartas favoritas, la tarta de queso.

Imprescindible... un cacao de excelente calidad!!

El chocolate cheesecake brownie de Bea, lo puedes ver aquí.

Chocolate Cheesecake Brownie
Modern Classics Book 2, Donna Hay

185 gr de mantequilla derretida y ligeramente fría
30 gr de cacao en polvo
175 gr de azúcar granulado
2 huevos
135 gr de harina tamizada

285 gr de queso crema, a temperatura ambiente
50 gr de azúcar granulado
1 cucharada de extracto de vainilla
2 huevos

Precalentar el horno a 160º. Engrasar con un poco de mantequilla un molde cuadrado y cubrirlo con papel de hornear. Pincelar un poco de mantequilla ablandada sobre la superficie. Reservar.

Derretir a fuego muy suave la mantequilla y dejar enfriar ligeramente. Colocar en un bol la harina, el azúcar, el cacao y la mantequilla derretida y batir hasta mezclar. Añadir los huevos y batir hasta obtener una masa liza y suave. Verter sobre el molde ya preparado.

Para hacer la capa de tarta de queso, batir el queso crema, el azúcar, el extracto de vainilla y los huevos hasta que se obtenga una mezcla uniforme.

Verter a cucharadas sobre la preparación anterior.

Hornear durante 45-50 minutos o hasta que la superficie esté ligeramente dorada. Dejar enfriar en el molde y cortar en porciones. Rinde 16 porciones.

Feliz 2010!! ... y mi AIG llegó desde Italia!!

enero 01, 2010

28 TENTACIONES
Hoy, es día 1 de enero de 2010. De eso no hay duda. Suele ser un día tranquilo que invita a la reflexión, tumbada en el sofá, cubierta con una manta calentita y con una taza de té o chocolate calentito y humeante.

Es normal que en este día elaboremos listas con nuestros propósitos para los siguientes 364 días que le quedan al año. No, no les voy a enumerar la lista completa de lo que quiero (me gustaría), hacer este año sino que simplemente trataré de hacerlas. Tengo varias ideas que me rondan y que me gustaría poner en práctica.

Pero lo que ahora considero más importante, es poder dar las GRACIAS.

GRACIAS a todos los participantes del AIG 2009. 142 participantes que han hecho que hasta el día de ayer, estuviesen llegando regalos llenos de cariño e ilusión a nuestras casas.

GRACIAS, en especial, a los participantes del AIG 2009 que están en extranjero. Hemos tenido participantes de Suiza, Noruega, Italia, Francia, Gran Bretaña, Portugal, Estados Unidos, México y Argentina. Esperamos que el próximo año haya muchos más países participantes.

GRACIAS a Eva por su impagable colaboración a la hora de diseñarnos el bonito logo que nos acompaña en este evento. Seguid visitando su blog, que repito que no tiene desperdicio.

GRACIAS a Luisa de ¿Qué se está cocinando?, por haber esperado pacientemente por su regalo. Lo confieso, tarde un poco en mandarlo, debido a que no encontraba realmente lo que quería. Pero he podido comprobar, tras una llamada telefónica que nos unen muchísimas cosas. Somos muy british.

GRACIAS a Alicia de amiloquemegustaescocinar por los maravillosos regalos que me mandó desde Milán, Italia. Me ha dado la oportunidad de conocer a una persona admirable y valiente. Una persona capaz de dejarlo todo por lo que más le apasiona, la cocina. Una persona que a partir de hoy se dedicará en cuerpo y alma a los fogones. No veo el momento de preparar una escapada a Milán para conocerla y poder probar de primera mano, su cocina.

No quería publicar mis regalos hasta que el último participante lo hubiese hecho. Fue curioso cómo Alicia se convirtió en mi AIG. Supongo que muchos se habrán preguntado como hice los cruces. Sencillo.

Imaginen... 4 de la madrugada de cualquier día. Trabando en el hospital. Noche tranquila (que extraño!!) en el Servicio de Urgencias. Yo, dándole vueltas a cómo hacerlo y mi compañera, Náyade teniéndolo clarísimo. Comenzamos por los AIG del continente americano. Listos en 15 minutos. Los AIG europeos tardaron un poco más pero antes de las 5:30 horas ya estaban hechos los cruces.

Dos días de e-mails en formato borrador. Cortar y pegar direcciones y comprobar uno por uno, todos los participantes. No había que dejar nada al azar. Envío de todos los e-mails. Una baja que me obliga a reajustar un poco los cruces. Y como llegó Alicia a ser mi AIG? Me propuse que el último inscrito fuese quién fuese y viniese de dónde viniese, sería mi AIG. Y Alicia se inscribió el último día, casi a las 10 de la noche. Ya lo tenía.

El resto, se resume en sus estupendos regalos.

En una caja preciosa, Alicia incluyó una postal de navidad con su felicitación; y una carta en la que me incluía la receta que podía emplear con otro de sus regalos, los PIZZOCCHERI. Los pizzoccheri es un tipo de pasta italiana desconocida en España, que se realiza con harina de trigo sarraceno y que es típica de la región de Lombardía. Se elabora con acelgas y papas y se acompañan de un queso llamado Bitta, que es similar al Fontina y funde muy bien. Los pizzoccheri están en mi despensa esperando a que las acelgas plantadas en mi terraza crezcan lo suficiente para poder comerlas.

Además, Alicia incluyó en su paquete un stampo per ravioli (Giulia!! estoy esperando por tí para usarlo), una caja de lata con unas bolsitas de organza que son una infusión de flores, maravillosamente perfumadas y que al verterles el agua, queda un color frambuesa increíble, y mi moleskine, que ya hace su función, anotar en ella todas las ideas, recetas, inspiraciones, estilismos... que me gustaría enseñaros.

Ah!! me olvidaba del pequeño Papá Noél. Un adorno de Navidad que mi pequeño duendecillo hizo suyo nada más verlo.

Por todo, simplemente tengo que decir GRACIAS!!