BLUBERRIES AND PEARS SHORTCAKES

marzo 31, 2009

24 TENTACIONES
Esta es de esas recetas que desde que empiezas a hacerlas, algo te sale mal. Primero fue la masa. Intentaba hacer la mita de la receta cuando al llegar al huevo me pregunté cómo iba a añadir la mitad de uno. Intenté hacerlo a ojo y salió mal. Una masa muy poco consistente y muy pegajosa.

Primer intento a la basura.

Con el segundo intento, la cosa mejoró. Una masa de buena textura, ligeramente grumosa, pero que yo decidí amasarla y extenderla con rodillo y cortar con un cortapastas redondo. Perfectas. Ligeramente doradas pero con un exterior crujiente.

Pasamos al relleno.

Fresas. Había comprado unos fresones estupendos la tarde anterior. Grandes, carnosos y muy jugosos. Los había lavado y los había metido en la nevera a la espera de utilizarlos en la receta. Cuando ya tengo la masa extendida y cortada, saco los fresones de la nevera y cual es mi sorpresa al ver que están completamente cubiertos por un manto de moho. Directos a la basura.

Es hora de pasar al plan B. O era el plan C o el D? No sé, perdí la cuenta. Comencé a buscar en la nevera. Arándanos azules. Tenía intención de hacer un clafoutis con ellos. Al menos son frutas rojas, pensé. Un par de peras nashi que había comprado, pendientes también de otra receta. Peras y arandanos... arándanos y peras..., me gusta la combinación.

Los shortcakes de Bea, Joana y Amalia, si que son de fresas...


Bluberries and Pears Shortcakes
Essentials of Baking, Williams-Sonoma

250 gr de harina de repostería
60 gr de azúcar
1/2 cucharadita de polvo de hornear
1 pizca de sal
125 gr de mantequilla fría cortada en cubos
1 huevo
80 ml de nata

Nata para pintar los shortcakes
Azúcar Demerara para espolvorear

Arándanos azules
Pera cortada en láminas
Nata para montar muy fría
2 cucharadas de mi azúcar de vainilla

Precalentar el hornmo a 220ºC. Cubrir una bandeja con papel de horno.

En un bol, tamizar la harina, la sal y el polvo de hornear. Añadir el azúcar y mezclar bien. Añadir la mantequilla y mezclar con la punta de los dedos hasta obtener una masa arenosa. Añadir el huevo ligeramente batido junto con la nata y mezclar hasta que todo se incorore bien.

Espolvorear la superficie de trabjo con harina y depositar la masa. Amasarla ligeramente y extenderla hasta alcanzar un grosos de más o menos 1 cm. Cortar con un cortapastas. Depositarlos en la bandeja preparada, pintarlos de nata y espolvorearlos con el azúcar demerara.

Hornear durante 10 minutos.

Mientras se hornean, preparar el relleno. Cortar las rodajas de pera y poner la mitad de los arándanos en el vaso de la batidora y triturarlo junto con 1 cucharada de azúcar de vainilla. Colar para eliminar las pieles, añadir el resto de arándanos y reservar. Montar la nata bien fría junto con la cucharada restante de azúcar de vainilla. Reservar.

Una vez horneados los shortcakes, dejarlos enfriar sobre una rejilla. Abrirlos por la mitad y depositar una cucharada de nata montada. Disponer sobre la nata las rodajas de pera y los arándanos.

Deliciosos en la merienda o en un brunch dominical...

LASAÑA DE ESPINACAS... o cómo puede terminar una DB completamente llena de harina!!

marzo 29, 2009

16 TENTACIONES
Una vez más, las anfitrionas del mes de marzo de las Daring Bakers, no han dejado de sorprendernos. Mary de Beans and Caviar, Melinda de Melbourne Larder y Enza de Io Da Grande, eligieron un suculento reto, una lasagna a la antigua usanza.

Hacer pasta casera es uno de los objetivos que me había marcado para este año, así que podeís imaginaros lo contenta que me puse cuando ví que el reto de este mes era una lasagna. El reto además incluye una receta de ragú y una de bechamel, pero teniendo en cuenta que en cada casa la lasagna y la bechamel se hace de una manera distinta, sólo les pondré la receta de la pasta.

El relleno de mi lasagna es mi receta de ragú, Una receta que es en realidad una mezcla de varias, pues no sólamente le pongo carne sino también trocitos de bacon y champiñones troceados. Todo cocinado lentamente sobre un fondo de verduras. Zanahorias, pimiento rojo, apio, cebolla y tomates completan la receta, sin olvidarnos de un buen puñado de hierbas aromáticas frescas como el tomillo, el orégano y el romero.



Pasta de Espinacas

400 gr de harina de trigo
2 huevos
una pizca de sal
170 gr de espinacas congeladas y finamente picadas

Poner las espinacas en el vaso de la Thermomix y triturar a velocidad 6, hasta obtener un puré. Colocar el puré sobre un paño de algodón, cerrarlo y escurrir la mayor cantidad de agua posible.

Pesar la harina y ponerla en el vaso junto con la pizca de sal y los huevos. Añadir el puré de espinacas y programar 3 minutos a velocidad Espiga. Una vez terminado el tiempo, sacar la masa del vaso, hacer una bola con ella, cubrirla con papel film y dejar reposar en la nevera al menos 1 hora.

Pasado el tiempo, sacar la masa de la nevera y con un cuchillo afilado, dividirla en cuatro porciones. Trabajar con una porción cada vez.

Fijar la máquina de pasta a la superficie de trabajo y espolvorearla de harina. estirar ligeramnete la pasta con las manos y comenzar a pasarla por los rodillos, empezando por el número más bajo. doblarla en tres y volver a pasarla. Repetir este proceso unas 5 ó 6 veces. Si es necesario, espolvorear la superficie de trabajo, las manos y la masa de harina para evitar que se nos quede pegada.

A partir de este momento, pasar la masa una vez por cada número hasta llegar al 5. Dejar secar la masa unos 10 minutos antes de pasarla por el número 6. Tenemos que obtener una tira larga de masa que cortaremos en hojas del tamaño adecuado y que dejaremos secar unos 20 minutos.

Nuestras láminas de lasagna ya están preparadas y listas para utilizar.

Montar la lasagna en una fuente refractaria. Verter un poco de agua en el fon de la misma y colocar láminas de pasta, ragú, láminas de pasta,... así sucesivamente hasta terminar con una capa de pasta sobre la que verteremos la bechamel.

Sobre la bechamel, utilicé una mezcla de quesos, parmiggiano reggiano y pecorino. Y para darle un toque ligeramente crijuente, espolvoreé un poco de pan rallado de ajo y perejil que siempre tengo preparado.

Hornear unos 20 minutos a 180ºC. Encender el gril y gratinar el queso hasta que esté dorado, uno 3-4 minutos.

A la mesa y... a disfrutar!!

The March 2009 challenge is hosted by Mary of Beans and Caviar, Melinda of Melbourne Larder and Enza of Io Da Grande. They have chosen Lasagne of Emilia-Romagna from The Splendid Table by Lynne Rossetto Kasper as the challenge.

MOUSSE DE CHOCOLATE NEGRO Y NUTELLA

marzo 23, 2009

33 TENTACIONES
La segunda de las recetas publicadas en la revista del Colegio de Enfermería fue un postre cremoso. Una mousse de chocolate con un toque de avellana proporcionado por la Nutella y suavizado por la nata que lo acompaña. Chocolate en su máxima expresión y por eso es sólo apto para grandes amantes del mismo.

Una mousse que en pequeñas dosis nos propocionará una gran dosis de placer.

Una gran tentación...

Mousse de Chocolate Negro y Nutella
Receta adaptada de Tartelette

200 gr de chocolate negro de cobertura 70%
3 cucharadas soperas de Nutella
3 yemas de huevo
80 gr de azúcar
750 ml de nata para montar 35% de materia grasa
50 gr de azúcar glacé


En un cazo, poner a hervir 500 ml de nata. Trocear el chocolate y ponerlo junto a la Nutella en un bol. Añadir la nata una vez que haya hervido y dejar reposar unos minutos. Remover suavemente hasta que todos los ingredientes, la nata y el chocolate estén bien integrados.

En otro bol, batir las yemas junto con el azúcar hasta obtener una crema espesa y de color amarillo pálido. Verter un poco de la preparación de chocolate sobre la mezcla de yemas y remover. Añadir el resto del chocolate y volver a poner sobre el fuego. Remover constantemente, evitando que llegue a hervir hasta que al sumergir una cuchara en la crema, ésta haya espesado lo suficiente para poder trazar en el revés de la misma, una línea. Este proceso durará unos 5 minutos.

Poner la crema en vasitos y enfriar en la nevera.

En el momento de servir, montar el resto de la nata junto con el azúcar glacé y decorar.

ENSALADA WALDORF

marzo 20, 2009

17 TENTACIONES

Cuando me propusieron participar en la revista del Colegio de Enfermería, me surgieron muchas dudas. Sobretodo acerca de qué tipo de recetas presentar. Creo que lo mejor en este tipo de casos es empezar desde un nivel básico, sin complicarnos demasiado. Le comenté al editor de la revista que idea tenía él. Me comentó que lo ideal sería aprovechar el inicio del año para empezar con algo ligero y un postre.
Estuve dándole vueltas en la cabeza durante un par de días. Algo ligero, algo ligero... una ensalada!!! sin dudarlo me decanté por la ensalada Waldorf porque es una de mis favotitas y creo que una gran desconocida. Me encanta la combinación de ingredientes de que tiene, todos muy crujientes y que combinan a la perfección con las uvas, que le proporcionan un toque ligeramente ácido y con el queso azul, que impone su presencia y equilibra todos los sabores...
Y ya se sabe que... uvas y queso saben a besos...
Ensalada Waldorf con Queso Azul

Clásico de la cocina internacional como lo pueden ser la ensalada César o la ensalada Nicoise. Creada a finales del siglo XIX, en 1893, por el maître del hotel Waldorf Astoria en la ciudad de Nueva York, Oscar Tschirky al que se le atribuyen otras creaciones culinarias como los huevos Benedict. Originariamente sólo estaba compuesta por trozos de manzanas rojas con piel, tallos de apio y mayonesa.

1 puñado de nueces tostadas
1 manzana Royal Gala
1 manzana Granny Smith
10-12 uvas moradas, cortadas a la mitad
1 trozo de queso Roquefort u otro queso azul al gusto
2 tallos de apio, cortados finamente
Media col blanca rallada finamente
Hojas de lechuga

Para el aliño:
2 cucharadas de mayonesa baja en grasas
1 yogurt natural
1 cucharada de miel
Perejil picado
Sal y pimienta
Ralladura y zumo de medio limón

Precalentar el horno a 180ºC y tostar las nueces durante unos 10 minutos. Enfriar y cortar las nueces en pequeños trozos. Reservar.

Mezclar todos los ingredientes del aliño en un bol y sazonar generosamente con pimienta.

Cortar y descorazonar las los manzanas y cortarlas en pequeños cubos, dejando la piel intacta. Añadir las manzanas, el apio, la col rallada, el queso azul y las uvas. Mezclar con el aliño. Cubrir y refrigerar si no se va a consumir de inmediato.

Una vez listo para servir, añadir las nueces a la ensalada. Elegir hojas de lechuga grandes, lavarlas y secarlas bien y colocarlas sobre los platos. Disponer encima la ensalada y servir.

FOUGASSE PROVENÇALE

marzo 18, 2009

14 TENTACIONES

Los retos a dos, léase entre Bea y yo, han pasado a ser retos de cuatro. Esta semana, además de Joana, se nos une desde el otro lado del Atlántico, concretamente desde Florida, Amalia. nos estamos expandiendo e internacionalizando, lo que hace que estos retos sean cada vez más divertidos, puesto que ahora veremos el punto de vista de cuatro personas diferentes. No sé si nuestros retos se convertiran en una cadena que cada vez tenga más eslabones pero de momento, nos gusta compartirlos.

Pero para ser sinceros, creo que vamos a terminar llamando a nuestros retos, los Retos de Williams-Sonoma. Si, de nuevo hemos elegido uno de sus libros y de nuevo el elegido es Essentials of Baking. Imprescindible en la cocina.

Y de nuevo hemos elegido pan. Esta vez un pan plano lleno de aroma y sabor, una fougasse. De origen francés, concretamente de la Provença, la fougasse se puede encontrar también en otras regiones. Pariente próximo de la focaccia italiana, comparte con ella la raiz latina focus, que significa hogar. La fougasse presenta una corteza muy crujiente y un interior suave y esponjoso.

Además se puede aromatizar con diversos ingredientes como aceitunas negras, aceite de oliva, sal, hierbas frescas como tomillo, romero, orégano, albahaca, ajos fileteados, tomates secos... Sinceramente, pienso repetirlo una y mil veces. La casa se llena de aromas de campo, aromas provenzales que le dan las hierbas fresacas y el ajoa. Mi marido me ha pedido repetirlo una y mil veces. Dice que es ideal para una comida campestre. Queso, aceitunas, un poco de jamón y cómo no, una botella de buen vino.
La fougasse de Bea, la de Amalia y la de Joana...
Fougasse Provençale
Essentials of Baking, Willians-Sonoma.
4 dientes de ajo picados
1 cucharada de romero fresco picado
1 cucharada de orégano fresco picado
1 cucharada de tomillo fresco picado
60 ml. aceite de oliva virgen extra
2 y 1/2 media cucharadita de levadura de panadería
430 ml. agua tibia
705 gr. harina de todo uso, y algo más para el amasado
1 cucharada de sal
Disolver la levadura en el agua tibia y dejar reposar durante 5 , hasta que espume. Pasado este tiempo, añadir el aceite y mezclar.
En el bol de la KitchenAid, mezclar la harina, la sal, las hierbas y el ajo e ir incorporando poco a poco la mezcla del agua con la levadura y el aceite, hasta que la masa se despegue de las paredes y se pegue al gancho amasador. Amasar a velocidad baja, hasta que la masa esté suave y elástica (unos 5-7 minutos). Dejar reposar la masa en el vaso durante 1 hora o hasta que doble el tamaño cubierta con un trapito o film de cocina.
Desgasificar la masa y cortar la masa en dos con un cuchillo afilado.
Espolvorear las bandejas de hornear con semolina. Echar la masa sobre la encimera espolvoreada ligeramente con harina. Estirar la masa y darle forma de rectángulo, de aproximadamente el mismo tamaño que la bandeja de hornear. Pasar esta masa a la bandeja (si vemos que la masa se contrae, dejar reposar unos minutos). Hacer un corte central a la masa, así como unos cortes laterales. Suavemente abrir estos cortes hasta conseguir una forma oval. Espolvorear la superficie con harina o semolina.
Tapar la masa con un paño de cocina y dejar levar la masa hasta que doble el tamaño, unos 20-30 minutos. Precalentar el horno a 220º. Colocar la bandeja en la parte baja del horno y hornear hasta que esté dorado y suene a hueco cuando lo golpeemos con los nudillos, unos 15-20 minutos.
Dejar enfriar sobre una rejilla.
Se conserva unos días bien envuelto en papel de aluminio, pero les aseguro que no tardarán mucho en comérselo...

MI PRIMERA PUBLICACIÓN...

marzo 15, 2009

35 TENTACIONES

Como ya les había adelantado hace unos días, me ofrecieron colaborar en la revista trimestral que edita el Colegio de Enfermería de Las Palmas. La revista trata principalmente de temas enfermeros y de actividades realizadas por los colegiados. Es además, un escaparate para todas las actividades que organiza el Colegio durante todo el año. Cursos, torneo de pádel, actividades para los niños durante la Navidad y los carnavales.


Mi aportación fue sencilla, una ensalada Waldorf que publicaré en unos días y una crema de chocolate negro y Nutella, sólo apto para chocoadictos. Además, me ha hecho muchísima ilusión que la primera publicación que me ha dado una oportunidad de participar, haya sido ésta, tan ligada a mi otra pasión, mi profesión.
Las recetas, en unos días...

CLASSIC DINNER ROLLS

marzo 05, 2009

25 TENTACIONES

Esta semana tenemos un reto muy especial. Especial porque a nuestros retos se ha unido Joana, de Mis Recetas Bordadas. Realmente, Bea y yo tenemos una relación especial con ella. Un tercer eslabón de la cadena en otro país, y que curioso que también sea una isla.
Al igual que nosotras, Joana posee también el libro de Williams-Sonoma, Essentials of Baking, que como ya sabéis, recomendamos muy encarecidamente, tanto por la calidad de sus recetas como por su calidad editorial. Además tiene unas fotos preciosas y las recetas siempre salen.

Esta semana, habíamos decidido volver al pan. Nos decidimos por uos panecillos tipo brioche. Tal y como su nombre indica, los americanos los suelen tomar en la cena, sobretodo, en días señalados como la Navidad o Thanksgiving (Día de Acción de Gracias), pero yo he preferido tomarlos como desayuno, y mi hijo como merienda. Eso sí, son muy esponjosos y con un delicioso aroma a mantequilla.

Los panecillos de Bea y Joana, aquí y aquí.

Classic Dinner Rolls

2 y 1/2 cucharadita de levadura seca de panadería
60 ml de agua templada
240 ml de leche entera templada
2 cucharadas de azúcar
2 cucharaditas de sal
2 huevos ligeramente batidos, y 1 ligeramente batido
700 gr de harina de trigo, con algo más para espolvorear durante el amasado
90 gr de mantequilla sin sal, temperatura ambiente

En el bol de la amasadora, disolver la levadura en el agua tibia y dejar reposar hasta que esté espumoso, aproximadamente 5 minutos. Añadir la leche, el azúcar, los 2 huevos, la mantequilla, la harina y la sal. Colocar el accesorio amasador y amasar a baja velocidad.

Añadir un poco más de harina, si fuera necesario, si la masa estuviese pegajosa y se agarrase a las paredes de bol. Amasar hasta que la masa esté suave y elástica, nos 5-7 minutos. La masa debe estar suave pero no pegajosa. Retirar del bol.

Formar una bola con la masa y dejarla levar en un bol ligeramente engrasado con aceite hasta que doble su volumen.

Cubrir un molde redondo de 28 cm con papel de hornear.

Desgasificar la masa ligeramente y cortarla masa en 2 porciones con un cuchillo de sierra. Cortar cada mitad en 8 porciones y darle forma de bola y colocarlas en círculo en el molde. Cubrir con un paño limpio y dejar levar por espacio de 30-40 minutos.

Precalentar el horno a 200ºC. Pincelar los bollitos con el huevo batido y hornear hasta que estén dorados, unos 20-25 minutos.

Servir inmediatamente.